Populismo vs República-Gloria Álvarez

En mi conferencia en Zaragoza sostuve que el debate para América Latina ya no puede ser derechas e izquierdas, que realmente la batalla está entre populismo versus República porque el populismo se encarga de desmantelar instituciones. Poco a poco los líderes corruptos de nuestra región amalgaman poder desmantelando instituciones, reescribiendo Constituciones, cambiando Códigos y Leyes y sobre todo restringiendo libertades individuales y de comercio de sus pobladores. Vimos como el populismo no ha llegado ahí por pura casualidad realmente es porque nuestras democracias han sido poco republicanas. No hemos logrado establecer igualdad ante la ley ni Justicia para todos, mucho menos el poder impedir que los empresarios busquen privilegios o los sindicalistas amigos también busquen los suyos. Las graves fallas de nuestros gobiernos demoraron nuestro desarrollo y nos permitieron caer en las garras del populismo. Los líderes populistas, militares o electos, de derecha o de izquierda, consideran que se les ha dado el poder de hacer lo que consideren necesario, incluso incumpliendo las leyes y la Constitución vigentes con tal de cumplir con la supuesta “voluntad popular”. Pero, ¿Quién decide cuál es ese deseo del pueblo? El mismo líder populista. Por lo tanto no es relevante cómo vos querés gastar, ahorrar o invertir tu plata ya que es el Estado, o sea el líder populista, quien sabe mejor que vos como hacerlo en pos de un supuesto beneficio de la sociedad. Por supuesto ese paraíso de bienestar prometido nunca llega y en general solo termina notándose en la mejora del nivel de vida de los que ejercen el Gobierno y su círculo más cercano. De esta forma las personas empiezan a ver sus derechos violentados y cada vez tienen menos posibilidades sobre cómo encausar el rumbo de sus vidas para ser felices. Por ende nos volvemos súbditos porque solo los funcionarios iluminados tienen las únicas decisiones y así nos transformamos en esclavos de un populismo paternalista. Es irónico, nos consideramos personas maduras pero elegimos Gobiernos que proponen tratarnos como Papás autoritarios y nosotros ser los niños irresponsables.

Los grandes líderes populistas como Perón, Mussolini, Kirchner, Chávez o Getulio Vargas coinciden en tomar una parte de la población y volverla el enemigo interno que junto con el enemigo externo se convierten en lo que los populistas llaman “antipueblo”. Entonces por un lado está el pueblo y por otro lado está el antipueblo. En cada discurso el populista busca insertar odio en la sociedad, hacer que el pueblo odie al antipueblo. El antipueblo puede tomar diferentes formas internas o externas. La oligarquía, la plutocracia, los yanquis, los españoles conquistadores, los empresarios locales, en fin. El pueblo en cambio, es un cúmulo de todas las virtudes de una sociedad. El pueblo es honrado, es desinteresado y el pueblo nunca se equivoca, siempre escoge el mejor líder. Con esta dicotomía el populista logra insertar odio en la sociedad y una vez así logra que la parte del pueblo se enamore de él, le perdone todos los robos, actos de corrupción, cambios de Constitución, falta de Justicia, porque supuestamente todo lo que el populista hace es en nombre del pueblo y cualquier cosa que vaya mal siempre será culpa del antipueblo. Todo esto se refuerza con actos de adoctrinamiento masivo en los programas de radio, de televisión, redes sociales y también en el sistema educativo.

Todo líder populista busca amalgamar los tres poderes: el Ejecutivo, el Congreso y el Judicial para tener todo el poder y gobernar en una sola mano. El programa populista se completa con la idea de satisfacer ciertas necesidades sociales y publicitarlas de tal manera que el líder es quien cura las injusticias en la sociedad. Así incrementan el gasto público, multiplican el empleo estatal, suben las dádivas, los subsidios y las bolsas de comida. Y para poder financiar todas esas cosas que te regalan y que te dicen que son gratis, mentira nada es gratis todo viene pagado de algo, entonces los populistas tienen que hacer otra cosa. Tienen que aumentar los impuestos, aumentar la deuda pública y aumentar la inflación que se come el ahorro de los pobres. El aumento de los gastos del Estado nunca les alcanza y los servicios, las prestaciones a los ciudadanos cada vez son más pobres.

El programa populista incrementa el consumo, desincentiva la inversión, descapitaliza el país. Luego el sector productivo continúa siendo expoliado hasta que el dinero se acaba. La economía entonces entra en “estanflación” y los gobiernos desesperados empiezan a tomar otras medidas: Controles de precios, controles de tarifas, controles a las importaciones y exportaciones del país hasta que llega un punto donde la economía colapsa como está sucediendo en Venezuela y Argentina.

Por supuesto la culpa nunca es del populista y cuando las cosas empiezan a ir mal el populista empieza a culpar a los enemigos externos e internos que previamente se inventó. La culpa es del FMI, del Banco Mundial, de los yanquis o los cipayos oligárquicos que nunca quieren colaborar. Y mientras en el resto del mundo dos tercios de la población dejan de vivir en pobreza, en los países populistas, sin que haya guerra, la pobreza sigue aumentando.

El populismo ama tanto a los pobres que los multiplica.

Audio»

Notas relacionadas:
Demagogia
Despotismo
Nepotismo vernáculo
Big Mother
Goebbels y el relato oficial
Ministerio de la Desinformación
Reina de corazones
Prostituirse
K & K Demoliciones
Plan Pro.Afan.Ar

Etiquetas:
Gloria Álvarez, Laclau, 1984, Rebelión en la granja, George Orwell, Brazil, Mundo feliz, Aldous Huxley, Metrópolis, Farenheit 451, Ray Bradbury, The Wall, Niños del Hombre, Código 46, HAL 9000, La naranja mecánica, Habitación 101, Inquisición, teocracias, Sindrome de Estocolmo, Pacho O’Donnell, Revisionismo Histórico Argentino, Stroessner, Batista, Marcos, Hitler, Stalin, Mussolini, Duvalier, Trujillo, Ceausescu, Sukarno, La Cámpora, Kolina, Vatayón militante, Tupac Amaru, RDA, Goebbels, Quebracho, Nestornauta, CrisPasión, El héroe colectivo, Policía del pensamiento, SIBIOS, Neolengua

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otros autores, Política, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.