Consorcios, Concejos de Administración

2010-01 Cat: Consorcios y consorcistas

En general, todos los Consorcios establecen mediante algún artículo de su Reglamento de Copropiedad y Administración (RCyA), la integración de un Concejo compuesto por varios Copropietarios cuyas atribuciones, derechos y deberes abarcan diversas funciones consultivas y orientativas. Actúan como nexo entre los Copropietarios y la Administración y en ciertos casos, evitan la realización de Asambleas extraordinarias por temas de menor cuantía o urgentes.

Sin embargo y dado que no hay reglas establecidas que fijen el alcance, los límites y funciones en forma más precisa ni el necesario contralor de su desempeño, el resultado de esta gestión en ocasiones puede ser perjudicial para los intereses del Consorcio o de algunos Copropietarios.

Irregularidades detectadas:
+ No controlar ni auditar al Administrador en temas como uso de los Libros obligatorios, análisis de gastos, movimientos bancarios, uso de facturas oficiales, exigencia de presupuestos varios y previos …

+ No verificar el cumplimiento estricto de los reglamentos (RCyA e Interno) por parte del Administrador o algún Copropietario.

+ Establecer relaciones de mutuo beneficio con el Administrador en contra de los derechos del resto.

+ Tolerar usos u obras antirreglamentarias no consideradas en los reglamentos y sin informar al Administrador.

+ Realizar reuniones entre ellos y/o el Administrador sin informar a los Copropietarios mediante acta o resúmen firmado de los temas tratados y/o resoluciones tomadas.

+ Permitir el incumplimiento de resoluciones de Asambleas extraordinarias.

+ Admitir que en las actas de Asambleas no se registre directamente, se transcriba parcialmente o se tergiverse lo resuelto o discutido en la misma.

+ Permitir incumplimientos de los Encargados en temas como horarios, tareas y atención igualitaria a los Copropietarios.

+ Utilizar a los Encargados en actividades alejadas de su perfil profesional como: Lavado de vehículos, mantenimiento eléctrico en unidades, informar sobre costumbres y actividades privadas de vecinos y otras.

+ Aprovechar su función para tomar decisiones o recibir servicios o favores que los benefician. También incumplir con sus obligaciones.

+ Impulsar el aislamiento de aquellos Copropietarios perjudiciales para sus intereses y/o el del Administrador apelando en ocasiones al rumor o la difamación.

+ Ignorar o permitir que se ignoren las Quejas asentadas en el Libro ad/hoc (si corresponde).

+ Practicar ‘tráfico de influencias’ para obtener representaciones de Copropietarios para las Asambleas y así lograr ‘mayorías’ convenientes a sus objetivos.

+ Ejercer ‘abuso de autoridad’ arrogándose o aceptando funciones exclusivas del Administrador que son indelegables.

+ Impedir discrecionalmente el acceso a las superficies comunes para control o verificación mediante ‘retención de llaves’, falta de tiempo y otras excusas.

+ No contestar correos o notas de Copropietarios con algún reclamo o denuncia.

+ Ignorar las necesidades y opiniones de los Locatarios.

Las unidades de un edificio se diferencian por variadas razones como:
Ser del frente, medio o contrafrente, por cantidad de ambientes, por estar en la P.B. o en el último piso, por poseer cocheras, tener menores, mascotas y otras. Es común encontrar Copropietarios que se agrupan en contra de otros en algunos casos, por causas alejadas del sentido y el bien común, que debería primar. Pero, esto se agrava cuando el Concejo además actúa movilizado por favoritismos, conveniencias o intereses creados ignorando los derechos de todos los Copropietarios y la defensa del bien común.
Estas acciones se ven favorecidas pues el RCyA no establece fehacientemente derechos y obligaciones ni existe un procedimiento que detalle funciones, controles y sanciones.

Los Consorcios deben ser ámbitos donde la democracia participativa sea efectivamente ejercida, con libre acceso a la información que pertenece a todos los Copropietarios, donde todos, mayorías y minorías, tengan la oportunidad de hacer oir su voz y votar libremente sobre los distintos asuntos.

Por otro lado es importante que los Copropietarios conozcan los reglamentos, participen en las Asambleas, lean las actas, soliciten comprobantes y analicen las liquidaciones de expensas comunes para evitar errores, abusos, injusticias e incumplimientos. Habiten o no en su unidad. El que calla otorga.
Hoy, lograr que un Consorcio se ajuste a Derecho depende de la buena voluntad de algunos o del azar.

Nota del autor: Cualquier semejanza con gobiernos, funcionarios o políticos autoritarios es un hecho fortuito.

Normas IRAM relacionadas: 65004-65005-65006-65010-65012
Notas relacionadas:
Consorcios, derechos y obligaciones
Consorcios y acceso a la información
Nepotismo vernáculo

Claves: IRAM, AFIP, Ley 13512, propiedad horizontal, PH, reglamento de copropiedad y administración, reglamento interno, defensa del consumidor, locatarios, SUTERH, INADI, discriminación, concejo de propietarios, nepotismo

Dir»

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consorcios y Consorcistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s