El fin de la infancia

2008-01 Cat: Educación

Hace años que sobre y bajo las calles de Buenos Aires convivimos con miles de bebés, niños y jóvenes que cumplen las más variadas tareas, alejadas de las usuales para su edad. Muchas de ellas delictivas pues son inimputables y eso los ampara. Estos fuera-del-sistema, algunos con discapacidades de todo tipo, sobreviven como cartoneros, mendigos, cuida-autos, limpia-vidrios, buscavidas, junta-diarios, malabaristas y otros. Algunas de las actividades son activas, ofrecen mercaderías, servicios o solicitan limosnas. Otras pasivas, como los que cuelgan de los brazos de mendigos, víctimas del SIDA y otros durante horas.
Este panorama contradice en la práctica el espíritu de toda la legislación existente que los debería proteger.

Los han marcado para siempre: mala alimentación, tabaco, marihuana, alcohol, ‘pegamento’, ‘paco’, drogas duras, violaciones, prostitución, madres-niñas, travestismo, violencia familiar, explotación laboral, carencias y vejaciones de todo tipo. recibidas e infligidas. La convivencia o mejor aún, la supervivencia a la cual se ven sometidos y que los modela inexorablemente determina que la forma y tiempo de maduración sean absolutamente distintos a otras realidades.
Miradas torvas, gestos fieros y jerga extraña.

Prevalece en ellos una necesidad imperiosa de obtener bienes en desmedro de los intereses habituales para su edad. En la película ‘Nueve reinas’, uno de los protagonistas desafía a un chico que pide dinero que elija entre un auto para jugar o el dinero. Este elige el dinero. Desconocen el valor de las personas o los bienes pues los educaron en otras urgencias. Lo que aprendieron solos es lamentablemente distinto, para ellos y para el resto.

No tienen opción pues salir de este submundo no depende de ellos. Los mayores los explotan, la sociedad y el Estado los ignora y nadie habla por ellos. Han crecido en un mundo paralelo con reglas, códigos y lenguaje propio. Deben ser rescatados para sí y para la sociedad pues su futuro también afectará el nuestro. Lograr este rescate y el de su grupo familiar es una tarea multidisciplinaria de largo aliento.

Es irresponsable, demagógico y condenado al fracaso pensar que sin un plan adecuado pueden ser recogidos de la calle y reincorporados a una vida ‘normal’ de estudio y familia con otros chicos ‘normales’. Cómo podrían convivir ambos con historias, intereses y maduración absolutamente distintas. Ambos padecerían y finalmente se realimentaría la desconfianza y el resentimiento mutuos. Desde luego y como mínimo, hará falta un largo período de adaptación, profesionales y recursos exclusivos dedicados a este rescate social.

Lejos de este proyecto deben quedar los antiguos reformatorios, correccionales o institutos de menores que solo acentúan la identificación de cada chico con su propia historia y no el convencimiento profundo sobre la posibilidad de evolucionar, estar mejor y vivir en paz consigo y con la sociedad.
Además de la faz educativa y social, debe existir una política laboral que estimule su inclusión en la sociedad al llegar a la mayoría de edad.

Miles perdieron la infancia y la inocencia. Miles perdieron la vida prematuramente o viven tras las rejas, que es lo mismo.
ES IMPERIOSO ACTUAR A LA BREVEDAD.
Como en el libro ‘El fin de la infancia’ de Arthur Clarke, la evolución y el futuro pasa por todos ellos.
Como en ‘Señor de las moscas’ de William Golding, solos se encaminan al desastre.

Es una de las tareas de largo aliento que el país posterga desde hace mucho tiempo.
Sin embargo, los políticos quizás sigan especulando: Si evolucionan, pueden perder esos votos.

Notas relacionadas:
Adolescencia, Colegios y violencia
Minority Report
Saña feroz
MB10
Joven Argentino

Claves: ignorancia,indigencia,drogas,paco,minoridad,PISA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s