Ministerio de la Desinformación

Mar/2009 Cat: Humor

Presidencia de la Nación

El Gobierno y su rama política FPV, de ahora en más ‘Administración para Nuestra Victoria’ (ANV), impulsan el proyecto de ley Servicio de Comunicación Audiovisual. Dada la antigüedad de la actual ley de Radiofusión, es conveniente aprovechar la oportunidad para dotar a la nueva con aspectos que centralicen el manejo de la información en forma férrea, de una vez y para siempre. Abarcando todo el territorio nacional y la difusión al exterior.

Se debe terminar con esos molestos y románticos resabios de la Democracia como ciertos artículos de la Constitución, los Derechos Humanos, Pactos internacionales, la intromisión de la SIP más otras debilidades que impiden llevar tranquilidad y felicidad al pueblo. También se debe impedir que las falencias, errores y abusos que natural e involuntariamente ocurren durante el desempeño de la noble misión de administrar responsablemente al país perturben el clima de concordia y trabajo fecundo de los ciudadanos.

ANV tiene enemigos poderosos que no cejan en sus maniobras usando diversos medios para continuar difundiendo acontecimientos inquietantes y de difícil comprensión para la población. Algunos son de su exclusiva responsabilidad como la demora de la ley de Bosques, el veto a la de Glaciares, la inseguridad creciente, la falta de electricidad y gas, los aludes en Tartagal, la impericia para administrar la epidemia de Dengue y Gripe A, la precariedad para combatir los incendios forestales y de pastizales, la perplejidad ante la inseguridad y pobreza crecientes, el irresoluto conflicto con el ‘campo’, BOTNIA, adelantar elecciones y otros que aumentan la incertidumbre de todos.

Hoy la ANV debe adecuar sus objetivos a las posibilidades que nos brinda la reglamentación vigente en materia de radiodifusión. Esto pese a los esfuerzos en modificar o suprimir muchas siguiendo los lineamientos del dossier ‘Desinformación para la Victoria’. Demagogia, doble discurso, censurar, tergiversar, ignorar, manipular, desinformar, descalificar, sacar de contexto, mentir, maximizar, minimizar, politizar, son acciones legítimas que hasta ahora habían tenido mala prensa.
Pero, el cambio recién empieza. La epopeya del INDEC para desinformar a propios y extraños ha mostrado el camino correcto.

Para evitar la dispersión de esfuerzos y dar explicaciones sobre temas que hacen a la seguridad nacional y los sagrados intereses de los gobernantes y sus acólitos, es menester dotar al proyecto hegemónico en marcha de instrumentos que aseguren la impunidad de todos. También, adecuarlo al escenario tecnológico presente y futuro. Es por ello que las exigencias de la hora obligan a producir una reorganización ministerial lanzando un Ministerio que cumpla con los objetivos mesiánicos soñados desde los tiempos de la Patagonia Sur.

Este nuevo Ministerio debería incorporar en su organigrama a las funciones del actual M. de Justicia y DD.HH. más la gestión de los medios de comunicación oficiales y adictos. Entre sus tareas estarían: Desarrollar excusas y contenidos para ministros, legisladores y medios de comunicación oficiales y ‘amigos’, instruir a la creciente masa de víctimas de la inseguridad sobre el término ‘sensación’, neutralizar demandas y jueces inconvenientes, explicar en forma didáctica el inexplicable destino de fondos provinciales escamoteados, esclarecer sobre los fondos coparticipables y sus complejas ecuaciones, confundir al Defensor del Pueblo, difundir los planes de obras, inauguraciones y reinauguraciones, exhibir el sacrificio de los funcionarios que dejan la comodidad de sus oficinas y el atril para acercarse -por avión o helicóptero- a las calamidades reales del pueblo, coordinar contramarchas y contraactos, boicotear huelgas salvajes y bloqueo de rutas, publicar antiguas acciones o antecedentes vergonzantes de opositores y periodistas rebeldes, divulgar la palabra oficial para convencimiento de descreídos, dubitativos y objetores de conciencia, complicar la operatoria de los medios opositores y otras misiones de similar tenor.

Como apoyo a estas elevadas labores, sus funcionarios deberían instruirse en: Declamación, oratoria, teatro, PNL, mímica, expresión corporal, prestidigitación, técnica de las esculturas vivientes, mensajes subliminales, huida en helicóptero, tácticas de supervivencia, artes marciales, demo de 1+1=K, tarot, horóscopo chino, Truco, Poker, visitas a asentamientos ilegales o precarios, acariciar a niños pobres y otros sacrificios.

Nota del autor.
Para el lector distraído: Este texto es una ficción que intenta ser un sarcasmo. Para el Gobierno: Sería un error que el texto los inspire.

Notas relacionadas:
Big Mother
Demagogia
El globo rojo

Claves: 1984, Brazil, Big Brother, Farenheit 451, Rebelión en la granja, Ray Bradbury, George Orwell, ARTEAR, Clarín, La Nación, Canal 13, Radio Nacional, Radio Mitre, Canal 7, TN, CNC, SIP, INDEC ,RAE, AFIP, ARBA, TELAM, DYN, CCC, FTV, AGN, BOTNIA, PNL, Goebbels, servicio de comunicación audiovisual, subliminal

Más»

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Humor, Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s